En una imagen de rayos X normal, la mayoría de los tejidos blandos no aparecen con claridad.

Para centrarse en los órganos, o para examinar los vasos sanguíneos que componen el sistema circulatorio, los médicos deben introducir medios de contraste en el cuerpo.

Los medios de contraste son líquidos que absorben los rayos X de manera más efectiva que el tejido circundante.

Para enfocar los órganos en los sistemas digestivo y endocrino, un paciente tragará una mezcla de medios de contraste, típicamente un compuesto de bario.

Si los médicos desean examinar vasos sanguíneos u otros elementos en el sistema circulatorio, inyectarán medios de contraste en el torrente sanguíneo del paciente.

Los medios de contraste a menudo se usan junto con un fluoroscopio.

Vídeo:YouTube || Fuentes: OLAB y Wikipedia 

En fluoroscopia, los rayos X atraviesan el cuerpo en una pantalla fluorescente, creando una imagen de rayos X en movimiento.

Los médicos pueden usar la fluoroscopia para rastrear el paso de medios de contraste a través del cuerpo.

Los médicos también pueden grabar las imágenes de rayos X en movimiento en una película o video.

Las colisiones de alto impacto involucradas en la producción de rayos X generan mucho calor. Un motor gira el ánodo para evitar que se derrita (el haz de electrones no siempre se enfoca en la misma área).

Todo el mecanismo está rodeado por un grueso escudo de plomo, esto evita que los rayos X se escapen en todas las direcciones y una pequeña ventana en el escudo permite que algunos de los fotones de rayos X escapen en un haz estrecho.

El rayo pasa a través de una serie de filtros en su camino hacia el paciente.

Una cámara en el otro lado del paciente registra el patrón de luz de rayos X que atraviesa todo el cuerpo del paciente.

La cámara de rayos X utiliza la misma tecnología de película que una cámara normal, pero la luz de rayos X activa la reacción química en lugar de la luz visible.

Normal neck bones. Coloured profile 3D computer tomography (CT) scan of the neck of a 30 patient,showing healthy bones and intervertebral discs

En general, los médicos mantienen la imagen de la película como negativa, es decir, las áreas expuestas a más luz aparecen más oscuras y las áreas expuestas a menos luz aparecen más claras.

El material duro, como el hueso, aparece blanco y el material más suave aparece negro o gris. Los médicos pueden enfocar distintos materiales variando la intensidad del haz de rayos X.

Los rayos X son una maravillosa adición al mundo de la medicina, permiten a los médicos mirar el interior de un paciente sin ninguna cirugía en absoluto.

Es mucho más fácil y seguro mirar un hueso roto con rayos X que a abrir un paciente.

Desafortunadamente, en sus orígenes los rayos X fueron dañinos. En los primeros días de la ciencia, muchos de los médicos que se expusieron ellos mismos y a sus pacientes por un largo período de tiempo frente a los rayos X, comenzaron a desarrollar una enfermedad por radiación y la comunidad médica sabía que algo andaba mal.

El problema es que los rayos X son una forma de radiación ionizante. Cuando la luz normal golpea un átomo, no puede cambiar el átomo de manera significativa.

Pero cuando una radiografía golpea un átomo, puede eliminar electrones del átomo para crear un ion, un átomo con carga eléctrica. Los electrones libres chocan con otros átomos para crear más iones.

Afortunadamente las cosas cambiaron conforme avanzaron los estudios y se fue perfeccionando esta técnica de los rayos X.

Estudios de Rayos X y otras formas de cuidar tu salud en OLAB

Hoy en día es mucho más seguro exponerse a los rayos X, tanto para el técnico como para el paciente, tomando por supuesto las debidas medidas de protección y conociendo ciertos datos y antecedentes del paciente.