¿Alguna vez te has preguntado por qué nunca recibiste una entrevista telefónica cuando pensaste que estabas lo suficientemente calificado para al menos obtener una llamada?

Antes de que te preguntes demasiado, revisa tus páginas como Facebook, Twitter o LinkedIn.

Lo creas o no, las empresas utilizan las páginas web de tus redes sociales personalizadas para evaluar si te siguen o no como un candidato viable.

Nos guste o no, las empresas harán todo lo posible para contratar buenos empleados y tomarán decisiones de contratación basadas en la impresión.

Si tienes fotos en todo tu perfil en línea que donde sueles mostrate con las bebidas en la mano, es probable que un posible empleador cierre tu página y deje tu currículum en la papelera.

Buscar un trabajo puede ser un trabajo en sí mismo.

Internet es una gran herramienta para la búsqueda de empleo, pero también ha hecho que competir por un trabajo sea mucho más desafiante.

Hace veinte años, los buscadores de empleo motivados usarían tácticas cara a cara y habilidades de comunicación personal para obtener una ventaja superior en la competencia.

Pero Internet te obliga a utilizar diferentes tácticas como tener oficinas virtuales baratas en las colonias de la ciudad de méxico.

Incluso para hacerte notar, ahora tienes que enviar currículums escaneables con palabras clave atractivas, ya que las empresas utilizan programas informáticos para clasificar a los candidatos calificados a un ritmo alucinante.

Simplemente tienes que profundizar más para encontrar oportunidades de trabajo y la creación de redes es más importante que nunca.

De hecho, las redes sociales en línea se han convertido en una salida popular para oportunidades de trabajo.

REFERENCIAS: YouTube || CONDUSEF 

Las empresas no solo exploran los sitios de redes sociales para tener una idea de un candidato laboral, sino que a menudo vigilan los perfiles de las redes sociales de los empleados, especialmente si el rendimiento laboral se estanca.

Pero las empresas pueden usar las redes sociales para algo más que mantener un control sobre los empleados actuales y futuros.

Las redes sociales también pueden ayudar a las empresas a crecer.

Con 250 millones de personas en Facebook y hasta dos tercios de todos los usuarios de Internet ahondando en las redes sociales, las empresas han encontrado un medio relativamente sin explotar para aumentar su resultado final.

Algunas compañías han creado páginas en estas redes sociales para intentar llegar a la mayor cantidad de clientes posibles.

Dell, por ejemplo, tiene una extensa página de Facebook que incluye su red social Social Media for Small Business.

En otros casos, los usuarios pueden convertirse en seguidores de compañías en Facebook o unirse a varias redes afiliadas a diferentes empresas.

Junto con la creación de páginas de redes sociales, las compañías continúan agregando secciones de la comunidad u otras áreas donde los visitantes pueden participar en los blogs de sus sitios web.

Los blogs son una forma efectiva para que los usuarios se comuniquen y el resultado final suele ser un crecimiento en el tráfico de Internet.

De hecho bloguear incluso puede conducir a un empleo permanente, de esta forma si deseas abrir tu propio negocio en este giro solo basta con pensarlo y accionar.

Más adelante puedes pensar en la renta de oficinas virtuales para atender a tus clientes y ofrecer una cara empresarial bien puesta en la web.

Ahora más que nunca, las empresas confían en la World Wide Web. Con la gran cantidad de usuarios de Internet que participan en las redes sociales, es lógico que las empresas se sumen y adopten la revolución de las redes sociales y tu te puedes montar en esta ola también.

Puedes usar las redes sociales para avanzar en tu carrera o en tu pequeña empresa. Solo recuerda que tu página no la verán solo tus amigos.