Close

Day:

diciembre 28th, 2018

  • Sin categoría

    El impacto emocional de vender tu casa

    Vender una casa querida puede parecer años de recuerdos y un vecindario de amistades también se van con esta venta.

    Si la venta implica un cambio de vida, cada giro del proceso puede sentirse como echarle más sal en la herida.

    Vender tu casa puede ser agridulce, aún cuando estás avanzando hacia algo mejor, sientes que pierdes un lugar querido.

    En otros casos, puede ser abrumador si estás sufriendo un gran cambio en tu vida o si estás reduciendo su tamaño y sí lo entiendo, estarás comenzando de nuevo en un nuevo lugar.

    Algo de esto están viviendo un par de amigos.

    Uno se muda de ciudad y está vendiendo su casa, y por el otro lado un familiar se está acercando a la ciudad y esta en el proceso de buscar departamentos en venta Naucalpan, un lugar donde la naturaleza es su principal punto de atracción.

    Sin embargo, es notorio cómo el espacio físico puede estar vinculado a la memoria y ese espacio donde se han creado los recuerdos puede tener más valor que cualquier otra figura monetaria.

    Eso también puede hacer que sea difícil dejar ese espacio, especialmente cuando se trata de vender una casa.

    Por ejemplo, una de mis amistades va a ganar un patio más grande y estará a una corta distancia a pie de la escuela primaria de sus hijos, sin embargo, está melancólica por el momento de abandonar la casa donde nacieron sus hijos.

    Luego está el hecho de que puedes sentirte unido a tu hogar debido a todo el tiempo y el trabajo que pones en las mejoras.

    Tal vez tu hogar se siente como una extensión de quién eres, por lo que vender es como dejar de lado una parte de tu identidad propia.

    En otros casos, los problemas financieros podrían hacer que la reducción de personal se sienta como un fracaso, donde es difícil dejar de lado y aceptar un acuerdo.

    [REFERENCIAS: YouTube || Reserva Escondida || Cultura Colectiva  ]

    El proceso de compra y / o venta de casas en sí puede ser una montaña rusa impredecible y emocional.

    Si bien la experiencia de vender una casa en sí misma puede ser difícil, busca las razones positivas del por qué estas mudándote.

    Por más difícil que te resulte, tu próxima parada también se convertirá en una casa llena de risas, buenos momentos y dulces recuerdos.

    Comenzarás a conocer nuevos lugares, a valorar otras cosas y comenzar nuevas rutinas.

    Si llegas a un lugar donde la naturaleza y el ritmo de vida es más relajado, valdrá la pena recibir un nuevo estado de calma y contacto con la naturaleza.

     

    La mayor sorpresa la tendrás conforme vas desempacando tus cosas y dándoles un nuevo lugar.

    Vender o comprar una vivienda es en sí misma una gran decisión, desde lo económico hasta lo emocional, pero vale la pena dar el paso cuando es posible realizarlo.

    Al saber cómo las emociones afectan tu toma de decisiones, puedes tomar la mejor decisión para tu familia en cuanto a cómo quieres vender tu casa en Reserva Escondida .